Aunque no lo crean, es Tilda Swinton como nunca la habíamos visto, curiosamente en esta editorial cambia su look andrógino por uno mucho más sofisticado y femenino para Candy Magazine.