Las esculturas de Freya Jobbins son hechas a base de muñecas y juguetes desechados.