Este es el trabajo del colombiano Andrés Ariza, un fanático del cine, videojuegos y cocina japonesa.