El fotógrafo Roman Sakovich hace contrastar el rostro y vestimenta que, según el estereotipo social, es propio de un drogadicto. Sakovich monta en una imagen el antes y después del maquillaje al que se somete el sujeto para lucir como un adicto.