Una gran idea de Michael Beitz para evitar las conversaciones incómodas o no deseas en la mesa.