Ah, los olvidados cassettes que tanto han sido reemplazados por la era digital. Al menos Benoit Jammes les encontró un nuevo uso.