La ciudad Brighton en Inglaterra se ha visto adornada esta navidad por luces que en realidad no son aptas para menores de edad.