Parecen caricaturas en ácido. Es el trabajo callejero de Sheryo, un artista neoyorquino.