Jennifer Davis de Minneapolis es una pintora de trazo fino y colores sobrios, si su trabajo tuviera sabor sería agridulce.