Bello pero desagradable a la vez. Este sofá con ancas de sapo es una obra de Máximo Riera, quien utiliza un elemento feo para la mayoría de la gente y lo convierte en una obra elegante.