La agencia canadiense BRAD trabajó esta campaña para Lego donde hacen uso del minimalismo en publicidad al que tanto nos ha acostumbrado la empresa danesa.

Al final, todo empieza con un ladrillo.